Saltar al contenido

Lenguaje kinésico

Lenguaje kinésico
Lenguaje kinésico
El lenguaje kinésico es el que forma parte de la comunicación no verbal. También llamado lenguaje corporal, es fundamental y suele actuar como complemento del lenguaje verbal, pero a veces puede llegar a ser tan o más significativo. El lenguaje kinésico incluye gestos, miradas, movimientos corporales y postura. Por ejemplo: un abrazo, una caricia, un guiño. Hay campos de actividad en los que el lenguaje kinestésico adquiere una enorme importancia, como la actuación. Durante un tiempo hubo lo que se llamó “cine mudo”, que contaba historias sólo a través de los gestos y movimientos de los actores. Charles Chaplin, Buster Keaton o Mary Pickford son algunos de los más famosos exponentes del dominio del lenguaje kinésico.

Lenguaje corporal

  • No todas las culturas comparten sus códigos gestuales. Hay diferencias notables en los gestos cuando se comparan las culturas orientales y occidentales.
  • Todo lo que rodea a la palabra se conoce como paralingüístico, una categoría que incluye modos fónicos (incluyendo silencios y pausas) y sonidos fisiológicos o emocionales. Incluso la forma en que uno se viste y se maquilla se añade al paquete comunicativo del lenguaje cinético.
  • El timbre, el tono de voz y la intensidad son una parte importante de la comunicación no verbal. La mirada también es importante, no sólo la mirada del hablante, sino también la mirada del oyente. Dentro de lo fisiológico, por ejemplo, el bostezo se interpreta a menudo como aburrimiento o desinterés flagrante por lo que se dice, mientras que el llanto refleja claramente el dolor o la tristeza, o incluso la alegría o la emoción.
  • En nuestra comunicación básica recurrimos muy a menudo al lenguaje corporal: detenemos el autobús estirando el brazo hacia delante, pero llamamos al camarero levantando el brazo: son gestos culturalmente consensuados en un momento y lugar determinados. También asentimos o negamos con movimientos de cabeza.
  • En un nivel intermedio entre la comunicación verbal y el lenguaje cinético se encuentran los llamados elementos cuasi-siléxicos: vocalizaciones u onomatopeyas que contribuyen a la expresividad del hablante pero carecen de valor léxico per se. Por ejemplo: Mmm, ¡Uf!

Lenguaje kinésico

El lenguaje kinésico o corporal es el que utilizamos como complemento o sustituto del lenguaje oral e implica movimientos y gestos que se pueden percibir a través de la vista, el tacto o el oído. Cuando hablamos con alguien no sólo utilizamos las palabras que pronunciamos para expresar lo que queremos: normalmente hacemos gestos continuos, movemos las manos, los brazos, la cabeza y el cuerpo en general. Esto permite a nuestro interlocutor percibir sensaciones y emociones que no siempre conseguimos transmitir con sólo palabras.

Por lo tanto, cuando hablamos de cinética es importante distinguir los siguientes aspectos:

  • Los movimientos. Los movimientos corporales que hacemos son una forma de apoyar nuestro discurso.
  • Gestos. Los gestos, por otro lado, nos permiten expresar una enorme variedad de sensaciones y/o emociones, desde una profunda alegría hasta la peor de las rabias.
  • La postura. La postura corporal que adoptamos para hablar con otra persona puede indicar mucho más de lo que pensamos.
  • La expresión facial. Gracias a la expresión facial podemos transmitir el estado de ánimo en el que nos encontramos. Con esto, enfatizamos el contenido del mensaje que queremos comunicar.
  • Contacto visual. Mantener el contacto visual con el interlocutor es extremadamente importante. No hacerlo no sólo provocará nerviosismo e inseguridad, sino también falta de atención.

Lenguaje kinésico ejemplos

Aquí hay algunos ejemplos del uso del lenguaje cinestésico; su valor expresivo se indica entre paréntesis:

  • Resoplar (molestia, cansancio)
  • Abrir y cerrar los ojos rápidamente (vergüenza)
  • Suspirando (melancolía)
  • Junta las manos debajo de la barbilla en oración (súplica)
  • Pulgares arriba (aprobación)
  • Guiño (complicidad)
  • Agite la mano hacia arriba y hacia abajo (equivalente a “date prisa”)
  • Dale la mano a ti mismo (equivalente a ‘acercarse’)
  • Cruzando el dedo índice delante de los labios (equivalente a ‘silencio’ o ‘no revelar’)
  • Gire la cabeza de lado a lado en dirección horizontal (negación).
  • Mueva la cabeza hacia arriba y hacia abajo (afirmación).
  • Fruncir el ceño (contrariedad o “no entiendo”)
  • Bostezo (aburrimiento, sueño)
  • Cubrirse la boca con la mano (equivalente a ‘no debería decir’)
  • Riendo (alegría, comedia)
  • Sonríe (alegría, satisfacción)
  • Llanto (angustia)
  • Rubor (vergüenza, incomodidad)
  • Cruzando las piernas (equivalente a ‘Tomo tiempo para esto’)
  • Dibuja círculos con tu mano sobre tu abdomen (equivalente a ‘delicioso’ o ‘hambriento’).

Vídeos de Lenguaje kinésico